Archivo de Noticias

Últimas Noticias


Publicado en Noticias el Lunes 13 de Abril, 2020

Autos, casas y spa: el mecanismo de la subgerenta del Santander para robarle al banco $2172 millones

Formalizada por apropiación indebida y presa desde hace poco más de un mes en la cárcel de mujeres de San Miguel, María Soledad Uriarte lo tuvo todo. Una casa en Piedra Roja, autos Jeep, BMW, propiedades en Santiago, Las Condes, en las Termas de Chillán y un Spa en Chicureo. Pero en 2019 un error develó el engaño en que mantuvo -durante al menos seis años- al Área de Recuperaciones de Créditos del Banco Santander, donde era la estrella. La mujer identificaba al deudor, le ofrecía que cancelara $120 millones para saldar o amortizar la acreencia, pero informaba que entrarían solo 100 como recuperación. El resto era una compleja marañana de engaños y falsificaciones. Cuando fue descubierta comenzó a deshacerse de los bienes con familiares e incluso utilizó a su hijo. Hasta ahora hay poco más de $1.000 millones identificados. El resto es un secreto que de seguro masculla a solas en el módulo “las evangélicas” del centro penitenciario. La historia y los documentos los revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

Fuente: Por Jorge Molina Sanhueza – BioBioChile – La Red de Prensa Más Grande de Chile

El lunes 25 de noviembre de 2019 a las 10.30, el fiscal Centro Norte, César Urzúa, formalizó en ausencia ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago, a la ingeniera comercial María Soledad Uriarte Núñez por el delito de apropiación indebida.

La mujer había sido hasta hacía pocos meses la subgerenta del Área de Recuperaciones de Créditos del Banco Santander y en esa calidad se habría apropiado de $2.172 millones, usando un complejo mecanismo que vulneró todos los controles de la casa financiera. Con ese dinero compró autos de lujo, cinco propiedades más la casa donde vivía en el sector de Piedra Roja de Colina, armó sociedades e incluso montó un centro de belleza en Chicureo.

La labor que desempeñaba era de alta confianza, ya que debía ejecutar convenios con empresas que mantenían millonarias deudas morosas. Y en esa línea representaba al banco en quiebras, negociando y renegociando para cobrar créditos vencidos en forma directa con clientes, abogados y martilleros. Además, se encargaba de recibir los cheques y vales vista para depositarlos en el banco.

El mecanismo que habría diseñado comenzaba cuando identificaba a un potencial pagador, cuya deuda sería imposible de cobrar por lo engorroso de los trámites judiciales, momento en que proponía una solución.

A modo de ejemplo, María Soledad acordaba con el cliente un pago de 120 millones de pesos para terminar o amortizar la acreencia. Aceptada la propuesta, la mujer informaba al banco que había logrado obtener 100 millones, asegurando que era una buena negociación, según se describe en la querella presentada por la casa bancaria.

Con esos datos, el comité de aprobación daba el visto bueno para seguir con la operación y el trámite seguía su curso normal. Pero como ella accedía materialmente a los cheques o vales vista que saldarían el pago, lograba que uno de sus testaferros se hiciera pasar como el deudor, quedando registrado como tal en el sistema interno del banco.

El cheque o vale vista que estaba en manos de María Soledad posteriormente era depositado por su cómplice y todo parecía tener apariencia de legalidad. Luego la profesional se encargaba del resto. Así, mediando engaños y falsificaciones de documentos y correos electrónicos, lograba que el área de recuperaciones emitiera un pago a nombre de su cómplice como si fuera un remanente. Este último, una vez recibido el dinero, se lo transfería a la cuenta corriente. En este ejemplo, 20 millones directos a su cuenta.

Pero como las mentiras no duran para siempre, en mayo de 2019 fue descubierta debido a un milimétrico error en el mecanismo. Fue despedida y comenzó a deshacerse de los bienes haciendo contratos simulados con su media hermana y su propio hijo.

El Banco Santander descubrió que el monto apropiado indebidamente por la ingeniera comercial lo ejecutó, al menos hasta ahora, durante seis años.

En la querella que interpuso el banco en diciembre pasado se establece que, al menos respecto del plazo, no existe claridad de cuándo comenzó todo.

La mujer fue detenida el 10 de marzo pasado y desde entonces se encuentra cumpliendo prisión preventiva en el penal de mujeres de San Miguel, en el módulo de “Las Evangélicas”.

En abril próximo su media hermana y su hijo serán formalizados por el Ministerio Público por el mismo delito.

Lo llamativo es que, al sumar los bienes de María Soledad y su cuenta bancaria, hay poco más de $1.000 millones. ¿Y el resto? Por ahora nadie sabe dónde están. La historia la revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

Bajo tus cejas

María Soledad Uriarte Núñez lo tenía todo. Una casa en el Condominio Las Bandadas de Piedra Roja comuna de Colina, que superaba los $400 millones de avalúo comercial, dos camionetas marca Jeep y otra Mitsubichi, un BMW automático del año y dos cuatrimotos que confirmaban su buen pasar.

Sumaba también propiedades en el centro de Santiago, Las Condes y un refugio cordillerano en las Termas de Chillán. Incluso abrió el centro de estética “Imagen” en Chicureo que, como muestra su Instragam, funcionaba a la perfección.

El dinero parecía caer de los árboles. Al menos eso creían quienes le conocieron, porque su cargo de subgerenta en el Área de Recuperaciones del Banco Santander era el trabajo perfecto para mantener ese nivel de vida.

Esta ingeniera comercial nacida en Concepción y separada de un alto oficial de la Marina, tenía como función la de realizar convenios con empresas que mantenían deudas morosas millonarias con la casa financiera.

También representaba a esta última en las quiebras y proponía convenios y planes especiales para cobrar créditos vencidos, por lo que constantemente negociaba de forma directa con abogados y martilleros. Pero la más importante de sus tareas era recibir y depositar el pago de los clientes en el banco.

Parecía perfecto, sobre todo porque María Soledad, además de su maduro atractivo, sus ojos pardos y el pelo suelto, era la empleada de confianza del gerente de área Cristian Amar.

Sin embargo, la mujer escondía un secreto que mantuvo celosamente guardado al menos por nueve años, durante los cuales, pacientemente, se apropió de $2.172 millones sin que nadie sospechara, usando un complejo sistema que burló el sin fin de controles implementados por el Santander.

Todo comenzó en 2013 cuando descubrió que, al acceder materialmente a los cheques y vale vista de empresarios que regularizaban sus créditos impagos, podía quedarse con una parte.

Lo hizo una vez y no fue descubierta. Luego dos, tres, cuatro y cinco, hasta llegar a 50 operaciones, según la investigación interna del banco.

Sin embargo, el 9 de abril de 2019 Eugenio Bernales llegó hasta una de las sucursales. El hombre de negocios quería conocer el detalle de los pagos realizados y a cuál de sus dos empresas se había imputado la plata.

Quien lo atendió, tecleó en la computadora los antecedentes proporcionados por Bernales, los cotejó con los registros internos y descubrió que algo no coincidía, porque las liquidaciones instruidas por María Soledad no eran las pactadas con el cliente. En otras palabras, aparecía un pago menor del que había realizado el deudor.

El empleado del área se dirigió de inmediato al jefe de María Soledad, el gerente de recuperaciones Marcelo Sfeir. Este último subió la información a Cristian Amar, entonces gerente de toda la sección. Luego ambos solicitaron a Guillermo Bustos, subgerente de operaciones iniciar una investigación. Las sorpresas no tardarían en llegar.

Inicialmente, constataron que dos liquidaciones fueron manipuladas por la mujer que ascendían a poco más de $ 50 millones.

Allí lo importante no fue monto sino la mecánica, ya que una parte del importe pagado por los clientes fue a parar a terceras personas vinculadas a ella a través de vales vista. No quedó duda: si hubo dos operaciones, entonces tendrían que haber más. El asunto era grave.

Encendidas las alarmas, el caso fue trasladado a la unidad de Gestión de Fraudes que en pocas semanas cruzó los montos recibidos por el banco -y el destino de los mismos- de acuerdo a las instrucciones que María Soledad había ordenado en su calidad de subgerenta de recuperaciones.

De esa revisión emanó un preinforme que concluyó dos cosas. La primera, que los afectados fueron Metalúrgicas Vargas y Michel Jean Morell y la segunda, que María Soledad los había engañado a todos.

El documento sirvió de base para que el banco presentara el 7 de mayo de 2019 una denuncia ante el fiscal Centro Norte César Urzúa, iniciándose la investigación penal.

Días más tarde se emitió un segundo informe que aumentaba el perjuicio a más de $601 millones entre 2018 y 2019, usando el mismo sistema. Y luego un tercero que acreditó un perjuicio de más de $2.172 millones. Todo esto entre 2013 a 2019, pero en la entidad financiera no existe claridad si el período es más largo.

De las últimas revisiones hubo algo que sí quedó claro: el mecanismo.

Más vale pájaro en mano

En simple, funcionaba así: María Soledad manejaba una amplia cartera de clientes que no tenía que buscar ya que el Banco se los asignaba. La misión de ella era tomar contacto con abogados y martilleros. De esta forma tomaba conocimiento de empresas que mantenían una deuda con el banco casi irrecuperable por la vía formal. Entonces, la mejor solución era negociar.

Esto significaba que para amortizar o bien pagar completamente la deuda, algunos clientes habían rematado su casa, por ejemplo, en $120 millones.

Al interior de su trabajo informaba que el deudor cancelaría 100 millones, que era una buena negociación. Luego llevaba dicha propuesta al comité del área de recuperaciones y conseguía la aprobación. Hecho eso, uno de sus testaferros se hacía pasar como el deudor o mandatario y los depositaba en la cuenta del Santander el cheque o vale vista por la suma original.

Luego, mediante engaños y falsificaciones de documentos, firmas y correos electrónicos, lograba que algunos empleados de la unidad de recuperaciones emitieran el vale vista por esos 20 millones -pagados supuestamente demás- a uno de sus cómplices. Hecho eso, era cobrado y depositado en la cuenta personal de María Soledad. Allí terminaba el ciclo que de cuando en cuando volvía a empezar.

En mayo pasado, a pocos días del primer informe, la Unidad de Gestión de Fraudes del Santander le pidió explicaciones por las operaciones detectadas. La mujer reconoció que se apropió del dinero, pero omitió la cantidad. Después de eso fue despedida.

Desde ese momento, el castillo de naipes que había montado María Soledad con autos caros, propiedades en zonas de alto valor y su refugio cordillerano, comenzó a derrumbarse.

Va y viene

El despido de María Soledad Uriarte fue un golpe dentro del banco. No solo por el dinero, sino también en los afectos.

En los grupos de Whatsapp no dejaban de correr todo tipo de teorías y por qué nunca nadie se percató de la situación como también del sistema usado.

Como fuera, la Brigada de Delitos Económicos de la PDI estaba tras sus pasos y en cualquier momento la burbuja podía reventar.

Por esta razón, el 4 de junio de 2019, la ingeniera comercial comenzó a deshacerse de los bienes.

De esta manera vendió, cedió y transfirió -en el mismo acto- cuatro inmuebles y dos vehículos a su media hermana, la abogada penquista Tamara Farrah Núñez.

La casa de Colina, con un avalúo fiscal de $301 millones la vendió en 304. Sumó el refugio en las Termas de Chillán y dos departamentos en el Centro de Santiago. Todo por un monto superior a los 433 millones, de acuerdo al valor que le asigna el Estado y no el comercial.

De acuerdo al documento notarial no se canceló en el acto, sino pagadero a 30 años, con cuotas de $ 1 millón 200 mil mensuales.

El 10 de junio María Soledad hizo lo mismo con su media hermana y le vendió dos automóviles marca Jeep por casi $40 millones.

Pero no solamente eso. El 16 de agosto -mediante una escritura de resciliación- recuperó el departamento ubicado en el centro capitalino vendido anteriormente a su media hermana. Luego hizo lo propio, pero a una mujer de origen ecuatoriano y el 2 de octubre realizó el mismo ejercicio con dos cuatrimotos en favor de su hijo Pedro.

El 21 de noviembre de 2019, el Santander interpuso una querella criminal en contra de María Soledad Uriarte por los delitos de estafa, fijando el monto en $ 2.172 millones, además de los delitos de falsificación de instrumento público en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago.

En paralelo, la PDI continuaba investigando y descubrió bienes desconocidos de la imputada.

Uno para ti otro para mí

El 12 de octubre del 2017 formó la Sociedad Amango Producciones, el 4 de septiembre del año siguiente instaló el salón belleza Imagen de Chicureo; el 16 de febrero del 2019, Inmobiliaria y Servicios Spencer Uriarte (su hijo). Para constituir esta última, la mujer aportó dos inmuebles por más de 136 millones ubicados en Avenida Kennedy. Todo, nuevamente quedó a nombre de su media hermana.

A lo anterior y de acuerdo al registro de vehículos motorizados y la querella del Santander, se estableció que María Soledad tenía, además, una camioneta Mitsubishi Dakar y un auto BMW HB 2.0 de 2019, automático. Eso, sin contar con una suma superior a los $ 601 millones en la cuenta corriente.

Con esos antecedentes, el fiscal César Urzúa formalizó a la mujer en ausencia el 25 de noviembre y el 3 de diciembre el Santander amplió la querella en contra de su media hermana y su hijo Pedro Spencer Uriarte. Al mismo tiempo solicitó una medida precautoria para que ninguno de los bienes pudiera ser vendido, lo que fue acogido por el tribunal.

María Soledad no se presentaba a las audiencias convocadas por el Juzgado de Garantía por lo que el 3 de febrero de 2020 fue aprehendida. En el control de detención, sin embargo, la fiscalía no logró que decretaran prisión preventiva en su contra, sino solo arresto domiciliario total.

El abogado Jorge Gálvez, en representación del Santander, apeló de la resolución ante el tribunal de alzada capitalino, que el 12 del mismo mes ordenó que la profesional ingresara al penal de mujeres porque existía el peligro de fuga. No obstante, cuando fueron a buscarla a su domicilio, ya no estaba.

Cumpliendo con la orden de la Corte, el Séptimo Juzgado de garantía de Santiago despachó una nueva orden de detención que se cumplió finalmente la tarde del 10 de marzo.

Desde el 11 del mismo mes la ahora exsubgerenta de la sección de recuperaciones del Banco Santander y persona de confianza de los ejecutivos de la casa bancaria -la simpática y querida María Soledad para sus colegas- está recluida en la torre de “las evangélicas” de la cárcel de mujeres en San Miguel, la misma zona donde la semana antepasada una interna formalizada por narcotráfico, dio positivo al examen de Covid-19.

El abogado que representa a la exejecutiva, Antonio Garafulic, el mismo que patrocina a Natalia Compagnon, explicó que su clienta colaborará sustancialmente con la investigación, con miras a que se aclaren los hechos.

El profesional agregó que el próximo 20 de abril está programada una audiencia de revisión de medidas cautelares, oportunidad en que solicitará que su defendida declare en el tribunal, con miras a que se le modifique la medida cautelar por una menos gravosa.

El banco Santander, en tanto, confirmó que en mayo de 2019 Núñez fue desvinculada “luego que una auditoría interna constatara evidencias de fraude en el Área de Recuperaciones”.

Al mismo tiempo la casa financiera reveló que no hubo pérdida de activos de los clientes que requirieron sus servicios.

“Banco Santander Chile ha colaborado activamente con la investigación desarrollada por la Fiscalía Centro Norte y la Brigada de Delitos Económicos, proporcionando todos los antecedentes que estaban en su poder”, concluyó el comunicado que hicieron llegar a Radio Bío Bío.

Lea la querella del Banco Santander


Publica un Comentario

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>