Archivo de Noticias

Últimas Noticias


Publicado en Noticias el Domingo 23 de Febrero, 2020

Ex presidente Lagos y senador Lagos Weber no pagan contribuciones por sus casas en Caleu

El ex presidente Ricardo Lagos lleva 29 años sin pagar contribuciones por la casa de descanso que tiene en Caleu, en la comuna de Tiltil. Tampoco ha tramitado en ese municipio la recepción final de las obras por la vivienda principal y las dos cabañas que existen en el terreno. Su hijo, el senador Ricardo Lagos Weber, suma otros 16 años sin pagar los impuestos respectivos. En su caso ni siquiera se ha aprobado el permiso de edificación de la propiedad. Hijo y padre reconocieron la irregularidad. El Servicio de Impuestos Internos activó una fiscalización luego de que CIPER consultara por la situación de los terrenos.

Fuente: Ex presidente Lagos y senador Lagos Weber no pagan contribuciones por sus casas en Caleu – CIPER Chile Por Benjamín Miranda

Para llegar a Lo Marín de Caleu desde Tiltil (Región Metropolitana) hay que recorrer 18 kilómetros de curvas. A diferencia de la mayoría de las calles de la zona, el camino hacia ese sector está asfaltado, lo que facilita el tránsito entre cerros y quillayes secos. La vía continúa zigzagueante hasta que se bifurca, y entonces hay dos opciones: seguir  ascendiendo por el camino principal o desviarse por el segundo –de apenas unos metros– que choca con la entrada de una casa. No es la de cualquier vecino. Aquella propiedad pertenece al ex presidente Ricardo Lagos Escobar, y justo al lado está la de su hijo y actual senador, Ricardo Lagos Weber (PPD).

Ambas están emplazadas en la zona rural de la comuna, donde conviven casas de veraneo –como la de ambos políticos– con las residencias de agricultores locales. Mientras el predio del otrora mandatario tiene un tamaño total de 5,85 hectáreas, el del parlamentario supera los 16 mil m2 (1,63 hectáreas).

CIPER confirmó en terreno y con documentación oficial que el domicilio de Lagos Weber no tiene permiso de edificación, que pese a las construcciones de ambas propiedades ninguna de los dos cuenta con el certificado de recepción final de obras y que, debido a que el uso de suelo de los terrenos está caratulado como agrícola, tampoco están sujetas al pago de impuestos.

El ex presidente Lagos lleva 29 años sin pagar las contribuciones que le corresponderían por sus casas en Caleu, mientras su hijo senador acumula otros 16 años en la misma situación. Se trata de las parcelas que se hicieron famosas a inicios de la década del 2000 por ser el lugar de descanso predilecto del entonces presidente Lagos.

La casa de Lagos padre está construida con muros de adobe y madera y cimientos de hormigón. Tras cruzar el portón de madera que está en la entrada, asoman jardineras y un amplio espacio utilizado como estacionamiento. La cara frontal de la propiedad es de color rosada y su patio de más de cinco hectáreas llega hasta el camino que pasa por detrás del predio. La construcción de Lagos Weber tiene una disposición similar a la de su papá, con una unidad central y dos alas laterales que hacen su casa más ancha que larga. En la parte trasera tiene un quincho y la vista apunta directamente hacia la quebrada que cruza el terreno, que hoy luce seca pero por la que alguna vez corrió agua.

Casa de Ricardo Lagos Escobar.

No es un caso excepcional entre las autoridades del país. Ya en 2017 CIPER reveló que un condominio de altos oficiales de Carabineros, incluido el entonces general director de la institución, Bruno Villalobos, estaba exento del pago de impuestos porque las construcciones no estaban regularizadas  (vea el reportaje “El elegante condominio de altos oficiales de Carabineros que no pagan contribuciones”). Lo mismo ocurrió en 2019 cuando otro reportaje de El Dínamo mostró que el presidente Sebastián Piñera llevaba 30 años sin pagar contribuciones por su casa de veraneo en Caburgua.

Lo que atraviesa todos estos hechos es la nula fiscalización de los municipios y el Servicio de Impuestos Internos (SII) a las casas de veraneo de las autoridades. Gracias a investigaciones periodísticas se han revelado estas irregularidades, y recién después de publicados los reportajes la institucionalidad ha tomado cartas en el asunto (los carabineros tuvieron que regularizar sus propiedades y el presidente Piñera pagar una multa de 100 UTM). No fue distinto con las casas de la familia Lagos en Caleu: luego de que CIPER consultara en el SII por la situación tributaria de esas construcciones, el organismo encendió las alarmas y activó una fiscalización.

Mientras la casa del ex presidente no cuenta con documentación al día en la Municipalidad de Tiltil –el último trámite lo hizo su esposa, Luisa Durán de la Fuente, cuando solicitó el permiso de edificación en junio de 2001–, su hijo el senador Lagos Weber inició el proceso de regularización ante la Dirección de Obras (DOM) recién en agosto de 2019. Lo hizo luego de que un reportaje evidenciara que el presidente Piñera no pagaba contribuciones por su casa en Caburgua.

El arquitecto contratado por Lagos Weber incluso tuvo una reunión por Ley de Lobby con el jefe de la DOM de Tiltil, Alejandro Lara, para hacer una “consulta por regularización de propiedad en Caleu”, según quedó consignado oficialmente.

LAS IRREGULARIDADES DEL EX PRESIDENTE

Ricardo Lagos Escobar compró los terrenos “La Casa”, “Lo Cristóbal” y “La Quebrada”, ubicados en Lo Marín de Caleu, el 3 de julio de 1991. Lo hizo junto a su cuñado Roberto Durán de la Fuente y su amigo Olayo Sandoval Orellana. Según la escritura del Conservador de Bienes Raíces revisada por CIPER, la operación costó $6 millones y definió que el 60% de los predios pertenecerían a Lagos Escobar, mientras que el 40% restante se lo repartirían en partes iguales Durán y Sandoval.

La esposa del ex presidente, Luisa Durán de la Fuente, se hizo con el 20% de la propiedad tras comprar la parte de su hermano Roberto el 18 de agosto de 2000, cuando despuntaba el primer año del gobierno de Lagos.

Menos de un año después, la entonces primera dama realizó el primer trámite para regularizar las construcciones emplazadas en la parcela, e ingresó una solicitud de permiso de edificación el 8 de junio de 2001 (vea una copia de ese documento aquí). En la boleta emitida por la Municipalidad de Tiltil, que dio el visto buena a aquella solicitud, se aprecia que el permiso contempló la construcción de una casa-habitación y dos cabañas (vea una copia de ese documento aquí). Allí se consigna que la casa principal tiene 157,94 m2 construidos, mientras los planos del terreno indican que las cabañas tienen una superficie de 63,31 m2 y 35, 61 m2, respectivamente. El terreno: 5,85 hectáreas. El permiso de edificación –que en rigor autorizó construcciones ya edificadas–  fue concedido en diciembre de 2001, por el precio de $392.392.

La DOM de Tiltil indicó a CIPER que dicho permiso es el único trámite realizado por los dueños del inmueble (vea la respuesta enviada por la DOM). Después de conceder el permiso de edificación, el municipio nunca recibió una solicitud por la recepción final de la obra, que es el último paso para regularizar la construcción. Dicho documento tampoco existe en el expediente de la propiedad que conserva la DOM y que CIPER revisó. En otras palabras, la casa y las dos cabañas construidas en el terreno no cuentan con la habilitación ni aprobación del municipio, ya que todavía estarían en proceso de edificación.

Ricardo Lagos Escobar

Se trata de una situación que raya en lo absurdo: el municipio sabe que las obras concluyeron hace casi veinte años, pero es el propietario del inmueble el responsable de acercase a la DOM para regularizar las construcciones “de cualquier naturaleza, sean urbanas o rurales” que pretenda edificar en su terreno, tal como indica el artículo 116 de la Ley General de Urbanismo y Construcción (LGUC). El artículo 144 del mismo cuerpo legal refuerza este punto al señalar que una vez finalizada la obra, “el  propietario y el arquitecto” deberán acudir al municipio y “solicitarán su recepción definitiva”.

Ninguna obra podrá ser habitada o destinada a uso alguno antes de su recepción definitiva parcial o total”, agrega el artículo 145. En caso de incumplimiento, la ley establece que podrá sancionarse “con la inhabilidad de la obra, hasta que se obtenga su recepción” e incluso con “el desalojo de los ocupantes, con el auxilio de la fuerza pública, que decretará el  Alcalde, a petición del Director de obras Municipales”. El problema es que la LGUC no establece un plazo máximo para que el propietario del inmueble tramite la recepción final de obra, mientras la DOM de Tiltil alude a su poca capacidad de fiscalización para explicar por qué no han visitado al terreno de Lagos para regularizar sus construcciones, aún cuando es el ex presidente quien debería acudir a ellos.

Luego de que en abril de 2019 estallara el escándalo por el no pago de contribuciones del presidente Piñera, parlamentarios del PS presentaron un proyecto de ley que busca establecer un plazo para que se solicite la recepción definitiva de las obras y fijar sanciones en caso de que ese trámite no se haga. El problema es que ese proyecto lleva durmiendo casi un año en la Cámara de Diputados.

La desidia de las autoridades para cumplir con la ley, y la nula fiscalización de los organismos encargados, lleva a otro problema mayor: sin la recepción final de obra, no sólo es el municipio quien no se “entera” que dichas construcciones concluyeron, pues el SII tampoco puede realizar un reavalúo que se condiga con el nuevo estado del terreno, lo que permitiría que se cobraran los impuestos correspondientes.

Como la parcela de Lagos tiene un uso de suelo agrícola en los registros del SII, su propietario nunca ha tenido que pagar contribuciones. Así lo demuestran los certificados de antecedentes de sus propiedades.

¿Corresponde que el terreno del ex mandatario sea considerado agrícola? La Ley sobre Impuesto Territorial indica en su primer artículo que esta denominación “comprenderá todo predio, cualquiera sea su ubicación, cuyo terreno esté destinado preferentemente a la producción agropecuaria o forestal, o que económicamente sea susceptible de dichas producciones en forma predominante”. No es el caso del terreno de Lagos Escobar y Luisa Durán, pues allí no hay plantaciones y el uso que se le da al predio es vacacional. De hecho en uno de los documentos que contiene el expediente de la parcela, el arquitecto a cargo de normar las construcciones señala que se dirigió a la DOM de Tiltil para la “regularización (de) vivienda existente” y detalla en dos ocasiones que el “destino principal” del inmueble es de “vivienda”, no agrícola.

Consultado por qué las propiedades de Lagos Escobar no están sujetas al pago de contribuciones y están inscritas con uso de suelo agrícola, el SII respondió a CIPER que dichos predios “se encuentran emplazadas en el área de interés silvoagropecuario definido por el Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), según el cual se puede construir una vivienda por predio, además de la destinada para el cuidador. Es decir, a pesar de tener edificaciones, lo roles pueden pertenecer a la serie agrícola”.

Sin embargo, y tal como indica la repuesta del órgano fiscalizador, el PRMS establece que en los suelos agrícolas pueden construirse como máximo dos propiedades, la “patronal” y la de sus cuidadores. Al tener una casa-habitación y dos cabañas, la parcela de Lagos también contravendría esta norma.

LAGOS WEBER Y LA ALARMA DE PIÑERA

La situación del senador Ricardo Lagos Weber es más irregular que la de su padre, pues en su caso ni siquiera está aprobada la solicitud del permiso de edificación.

El senador compró la propiedad “Los Nogales” de Lo Marín de Caleu el 25 de abril de 2003, tras pagar $10.886.442 a su antigua dueña. El terreno tiene un total de 16.343 metros cuadrados, es decir, poco más de 1,6 hectáreas.

Pasaron 16 años hasta que Lagos Weber inició la regularización ante la DOM de Tiltil. Fue a mediados de 2019 cuando contrató los servicios de arquitectos para llevar adelante este proceso. Uno de los profesionales se reunió con el director de la DOM, Alejando Lara, el 21 de agosto de 2019 para hacer una “consulta por regularización de propiedad en Caleu”.

Casa de Ricardo Lagos Weber.

La urgencia que tenía el senador por normalizar su situación se debía a que la prensa había revelado que el presidente Piñera tampoco pagaba contribuciones por su casa de veraneo. Y aunque el parlamentario intentó evitar un escándalo público por la irregularidad en la que se encuentra su casa de descanso, no perseveró en el intento.

La solicitud de permiso de edificación de Lagos Weber fue presentada el 20 de diciembre de 2019 (véala aquí). Firmado por el propio senador, el documento que buscó inscribir una “obra nueva” no fue admitido por el municipio “por no cumplir con la normativa vigente” y por la “falta de documentación mínima para el ingreso del expediente” (vea el detalle aquí). No obstante, la objeción más relevante fue que “la edificación solicitada ya está construida, por lo cual se aplicarán las multas establecidas por el Art. 133 de la LGUC”.

Dicho apartado es taxativo en castigar aquellas “construcciones que se ejecutaren sin el previo permiso de construcción”, estipulando que “pagarán un recargo del 50% del derecho municipal que correspondiere pagar al momento en que el interesado solicitare regularizar su situación”. En el caso de Lagos Escobar no hay rastro del cobro de aquella multa.

El oficio entregado por la DOM de Tiltil a CIPER consigna que desde que se formularon los reparos a la solicitud de Lagos Weber, el 9 de enero de 2020, “a la fecha aún no han sido subsanadas dichas observaciones por el señor arquitecto” y, por lo tanto, no han avanzado en la regularización de la propiedad.

Al igual que los terrenos de su padre, la parcela “Los Nogales” del senador tiene un uso de suelo agrícola en el SII y también está exenta del pago de contribuciones. Y tal como ocurre con el ex presidente, tampoco se aprecian plantaciones u otras actividades que definan “la producción agropecuaria o forestal” como el principal destino del predio, como exige la ley.

Respecto a la regularización de las construcciones, el SII indicó a CIPER que “el proceso normal de actualización de información en el SII se inicia con el trámite de Recepción Final que el contribuyente realiza ante la Municipalidad correspondiente“, y que en los casos de Lagos Weber y Lagos Escobar, “no registramos en nuestro sistema de Control de Gestión ninguna solicitud que permitiera generar acciones de tratamiento“.

Senador Ricardo Lagos Weber (PPD).

Luego de ponerse al tanto de estas irregularidades debido a las consultas de CIPER, la institución fiscalizadora indicó que se puso en contacto con la Municipalidad de Tiltil y le consultó por los procesos de regularización de ambos propietarios, obteniendo como resultado que el senador está tramitando la normalización de su vivienda y que al finalizar estas diligencias “dará curso a la actualización en el SII, con la retroactividad que corresponda, de acuerdo a la ley y la antigüedad de la propiedad“.

Para los otros roles, como no se registra Recepción Final ni solicitudes pendientes, notificamos al propietario registrado en nuestros sistemas para informarle de la pronta visita de fiscalizadores tasadores para revisar en terreno la situación de sus predios“, agregó en el caso del ex presidente.

LOS LAGOS RECONOCEN LA FALTA

Consultado por CIPER el ex presidente Ricardo Lagos asumió el error:

– En 1991 compramos una parcela de agrado de 6 hectáreas en Caleu, junto a dos familias amigas. Inicié la construcción de una casa y efectivamente no fui diligente para regularizar esa edificación. En 2001 abordamos nuevamente el tema de la recepción municipal, pero ello no prosperó y fue un error no haber perseverado. Actualmente estamos en proceso de regularización y espero que esto concluya de manera exitosa prontamente.

Lo mismo hizo su hijo el senador Ricardo Lagos Weber:

– He cometido una negligencia inexcusable al no haber regularizado la construcción a su debido momento. Estoy en falta en esta materia. El terreno lo adquirí el año 2003 y la construcción fue años después, el 2012 se comenzó y terminaron las obras gruesas. En mis declaraciones de patrimonio he sido transparente respecto de la construcción de la casa. En las declaraciones de patrimonio pertinentes he declarado la existencia del terreno primero y luego se agregó la construcción de la casa. El terreno está exento del pago de contribuciones. Una vez concluido el proceso de regularización de la construcción y definiéndose un nuevo avalúo asumiré las obligaciones que correspondan.

CIPER le consultó al senador Lagos Weber si su decisión de regularizar su casa tuvo relación con la denuncia pública que enfrentó el presidente Piñera luego de que se conociera que no pagaba contribuciones por su casa en Caburgua, lo que f7ue reconocido por el parlamentario.

– No tengo claro si es la misma situación. Efectivamente a partir de lo que ocurrió con el Presidente Piñera y otros casos retomé la realización de estos trámites y el letargo fue un error de mi parte. En ningún caso debí haber dejado abandonado o minimizado el tema de la regularización.


Publica un Comentario

Puedes usar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>